Pequeño truco para corredores: arruga tu dorsal