LAS ZAPATILLAS NO SERÁN COMO LAS DE AHORA – adidas ULTRA 4D, reseña