COMPETIR y ENTRENAR: ¿son compatibles?